Miguel Ignacio Pérez Quintero, profesor, gramático y geógrafo. Nació en Trigueros (Huelva) en 1758 y murió en Aranjuez (Madrid), en 1800 a los 42 años de edad.Pérez Quintero fue gramático, historiador, geógrafo, economista, agrónomo, y una pieza clave del movimiento ilustrado onubense. Su labor supuso esencialmente la continuación temática de la obra ilustrada del sacerdote Antonio Jacobo del Barco, y a él le debió el aprendizaje en los estudios geográficos y la introducción en un ambiente ilustrado, riguroso y plural.
Familia
Era hijo del matrimonio formado por Antonio Pérez Garrido y Catalina Quintero Chaves.
Formación
Docencia
En 1780, con 22 años de edad ganó por oposición la cátedra de Gramática y Latinidad de La Soledad, en Huelva.En 1796 cambió su cátedra de gramática de La Soledad, donde había estado 16 años, por otra cátedra de gramática en el Colegio Seminario de San Isidoro, de Sevilla y se estableció en la capital de la Ilustración andaluza.
ObrasCasteroides.gif
La obra escrita de Miguel Ignacio Pérez Quintero la hizo en la última década del Siglo XVII. Ya que en 1790 publicó su primera obra, que era un estudio geográfico con el que inauguraba su línea polemista, Disertación critico-topográfica. Las Casitérides restituidas a su verdadero sitio.En 1792 presentó su Disertación sobre la Beturia o ilustración critica de su tierra, con la noticia de algunas de sus ciudades, avance manuscrito de un estudio de más envergadura que ya por entonces tomaba forma.En 1793 dictó su segundo y último discurso en las sesiones académicas, constituyendo una Disertación político económica sobre España y sus Indias, y publicaría un cuaderno también de índole económica y de título bastante explícito: Los honesto con lo útil. En este libro quedaron definidas, así, las dos líneas temáticas que iban a ocupar toda su obra. Por un lado, los estudios geohistóricos heredados de Barco; por otro, los escritos economicistas muy en la línea de la fisiocracia agrarista del momento.En 1794 apareció la primera de sus obras mayores. Era La Beturia vindicada o ilustración crítica de su tierra con la noticia de algunas de sus Ciudades e islas, obra clave sobre el territorio comprendido entre el Guadiana y el Guadalquivir y quizás en la formación de una protoconciencia provincial onubense más allá del Convenio Jurídico de Sevilla.
Inquisición
Como la mayor parte de los ilustrados españoles, también Pérez Quintero tuvo algunos problemas con la Inquisición, En 1794, se le abrió un expediente por «proposiciones y libertinaje», y, aunque no parece que el asunto llegara a mayores, es posible que ello, junto a obvias razones intelectuales, estuviera en el fondo de su interés de abandonar Huelva con destino a Sevilla.
Estancia en Sevilla
Hasta su fallecimiento en el 1800, Pérez Quintero, que ya pertenecía a la Real Sociedad económica de Sevilla, estaría centrado en sus reflexiones y arbitrios sobre política agrícola. En principio publicó, en dos volúmenes, una obra bastante singular dentro de su trayectoria, Noches de Diciembre. Entretenimientos rústicos y conversaciones para la gente del campo (1796), y continuó su ascenso social con su incorporación a la Real Academia de la Historia y la Real Sociedad Económica Matritense, dirigida por Jovellanos.
Relevancia
Su obra principal en materia agrícola fueron unos Pensamientos políticos y económicos, dirigidos a promover en España la agricultura y demás ramos de industria, a extinguir la ociosidad y dar ocupación útil y honesta a todos los brazos (1798 ), dedicados al propio Jovellanos -por entonces ministro de Gracia y Justicia- y donde trataría por extenso de las Sociedades Económicas.
Academias
Quintero fue socio de número de la Real Sociedad Patriótica de Sevilla, de las Reales Sociedades Económicas de Sevilla y Madrid y de la Real Academia de la Historia.
Volver a la página de inicio
Fuentes
Miguel Ignacio Pérez Quintero. triguerosweb.net

Editor: Feliciano Robles Blanco